En el taller con Julia D Velázquez

Se ha escrito tanto sobre Julia D Velázquez a raíz de su exposición Invocando a Lempicka, en el Hotel Quindós, que me parecía excesivo volver a incidir en su biografía y en su obra. Así que decidí dar un paso más allá y mostrar el lugar donde germinan sus trabajos, ese reducto tan íntimo en el que la artista materializa sus ideas. Sentía curiosidad por conocer su modus operandi, el lugar donde tanto ella como sus modelos cruzan la delgada línea que separa lo real de lo onírico. Tuve además el gran honor de poder presenciar una de sus sesiones fotográficas.

Adentrarse en el taller de Julia es como sumergirse en el País de las Maravillas; a pesar del orden reinante, las rebosantes estanterías (combadas por el peso) atesoran miniaturas de todos los objetos cotidianos que aparecen en sus fotografías. Al contemplarlas es inevitable iniciar un juego mental intentando relacionar cada elemento con la imagen en la que aparece.

A medida que se acerca la hora de la sesión, va transformando la habitación meticulosamente. Coloca los fondos, principalmente de tela, para conseguir esas texturas tan especiales que recuerdan a un lienzo; el equipo, los focos, la cámara y, sin darnos cuenta, estamos inmersos en una de esas escenografías suyas que nos invitan a acceder a la esfera de lo mágico. Poseedora de una gran capacidad de entendimiento con sus modelos, Julia consigue crear una atmósfera tan agradable y distendida que parece que el tiempo se detiene. Sin percatarnos la tarde ha dejado paso a la noche. En un instante, al igual que hizo al inicio de la sesión, cada elemento retorna a su lugar y la habitación vuelve a ser esa encantadora estancia que nos encontramos al llegar.

A partir de este momento comienza un arduo trabajo en el ordenador donde Julia vuelve a poner de relieve sus dotes de artista y con un pincel digital va iluminando cada detalle de la imagen minuciosamente, acentuando las luces y las sombras como hacían los artistas del barroco. De esta manera da más volumen a sus instantáneas y consigue esa paleta de colores tan personal. El resultado ya lo conocemos, y si no es así, es de visita obligada su página web donde se puede apreciar su arte  http://juliadvelazquez.blogspot.com.es/

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s