José de León, el leonés errante

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El arte de José de León tiene un carácter absolutamente propio. Es un arte que fascina porque muestra su lado más íntimo sin tapujos, nos abre la puerta a su complejo mundo interior valiéndose para ello de todos los recursos que ha ido recogiendo en su largo peregrinaje y que presenta con gran coherencia en cada uno de sus trabajos.

Nacido en Carbajal de Fuentes en 1958, a los veinte años comienza sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, ciudad en la que reside cerca de treinta años. Durante su estancia en la capital recibe una beca para ir a Nueva York y otra para la Academia de Roma. A partir de ese momento pasa largas temporadas en diferentes lugares como París, India, Alemania o China, de donde ha regresado recientemente.

José es fuego. Es pura energía, pasión, emoción. Sus obras, expresivas y coloristas, son fiel reflejo de sus experiencias vitales. Es el color el que organiza los elementos sobre los grandes lienzos, el factor más importante en sus composiciones que, pese a la apariencia caótica por la cantidad de personajes que albergan, guardan un perfecto equilibrio entre la escena general y las particulares. Aunque su pintura sea instintiva, el proceso de ordenar los colores y las formas en la composición es racional. Fluctuando entre el arte figurativo y la abstracción, combina elementos del subconsciente con símbolos que nos remiten a sus viajes, a la historia del arte, a la mística… El resultado son unos cuadros poéticos y narrativos que esconden miles de mensajes, una transcripción al lenguaje visual de los pensamientos del artista.

Mención especial merece el universo pictórico de José, dominado por una constelación de seres y espacios fantásticos e irreales que le acompañan en cada uno de sus trabajos. Figuras de aspecto fantasmagórico, biomorficas, incompletas, y cabezas, muchas cabezas distribuidas sobre unos fondos difuminados que en ocasiones ocupan la mayor parte de la composición. Sus obras son tremendamente enigmáticas, el observador queda desorientado frente a ellas intentado buscar una interpretación lógica de lo que se le presenta, intentando aferrarse a los símbolos reconocibles y que le acercan a la seguridad del mundo terrenal. Pero ese no es el camino, para disfrutarlas con plenitud hay que liberarse del yugo de la razón y sentirlas, vivirlas, sumergirse en esos mundos imaginarios y disfrutar del viaje.

Vuelo de corazones de san josé_mini


La obra de José de León se puede visitar en:

Centro Leonés de arte y en la Sala Provincia hasta el 5 de Octubre de 2014 en la exposición colectiva Lecturas para una colección.

El Cazario de León, La Baña, La Cabrera, hasta el 31 de septiembre de 2014.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s