En el taller con Esteban Tranche

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Elijo una tranquila mañana de un día entre semana para acercarme hasta el taller del pintor, escultor y grabador Esteban Tranche. Como muchos otros artistas que trabajan el gran formato, Esteban ha elegido una tranquila localidad de las afueras de León y el bajo de una vivienda unifamiliar como sede para su estudio. La primera sensación al traspasar el umbral de la puerta es la de verse inundado por la intensa luz y color que invaden el lugar. Una iluminación procedente de unos grandes ventanales que provocan que el exterior y el interior se fundan en uno mismo;  por un lado el verde de la naturaleza que tanto valora el artista, por el otro una gran danza de vivos colores que desprenden las obras alineadas a lo largo de las paredes.

El espacio es amplio y a pesar de la cantidad de objetos que alberga se encuentra muy ordenado. El mismo orden que reina en las obras que atesora. A primera vista se encuentran unos grabados dispersos sobre una mesa rodeados de multitud de útiles de pintura. Tras éstos, otra mesa al fondo con el esbozo de una futura obra, caballetes, sillones, lienzos, lienzos y más lienzos, y de fondo, el pueblo, como recordatorio de que hay una vida más allá de este personal universo plástico.

Desde que finalizó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge de Barcelona y posteriormente en la Academia de Venecia hasta la actualidad, la obra de Esteban ha tenido una evolución muy coherente. Han sido muchas las influencias recibidas en su largo transcurrir, pero intentar encontrarlas en su pintura supondría una ardua y quizás infructuosa tarea. La suya es una obra tan personal que todo lo que haya aprehendido en el camino ha sido tamizado por su personal manera de representar las formas y colores.

A pesar de llevar toda una vida trabajando, las pinturas de Tranche siguen destilando juventud y frescura. El artista nos presenta unas obras generosas en expresión, movimiento, orden y color. Su dominio de la paleta es excelente. El color continúa siendo uno de los tres pilares sobre los que se asientan sus trabajos, junto a la línea y el espacio. Sus obras son tan luminosas como el espacio donde se crean y los pigmentos tan frescos y vibrantes como en sus inicios. La composición se configura desde la tradición clásica, ordenada por la línea y la mancha. La línea como contenedor del color y expresión del movimiento; el color como línea delimitadora y mancha constante; y el valor expresivo del espacio, como elemento indispensable de la composición, sobre el que gravitan las ahora diluidas figuras en una agitación incesante.

 

Mas información sobre el artista en su página web: http://estebantranche.es/

 

 

_MG_3265-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s