Mónica Jorquera, una artista en constante evolución

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Se acerca el verano, con ese merecido descanso estival que llevamos meses añorando, y no quería cerrar el curso sin presentar a algunas de las representantes del Colectivo Galbana, un nombre que suena en mis oídos reiteradamente y al que mucha gente me ha remitido a lo largo del año.

Comienzo hoy con Mónica Jorquera (León, 1987), una joven artista cuyo tesón y celo en el trabajo auguran una prometedora carrera. Su sensibilidad por las artes le lleva a realizar la carrera de Bellas Artes en Salamanca, en detrimento de la carrera superior de violoncelo, donde experimenta por primera vez con la técnica del grabado. Tras licenciarse y dar clases de artes plásticas durante un año en León, se traslada a Castellón a realizar un Máster de Grabado. Es allí donde descubre en la asignatura de técnicas mixtas la cantidad de posibilidades expresivas de la obra gráfica, disciplina en la que centra su campo de experimentación. Tras realizar unas prácticas en un taller de grabado de Lavapiés, ha retornado a su ciudad natal donde está cursando el Ciclo Superior de Grabado en la Escuela de Artes Aplicadas.

Es una artista inmersa en un proceso de evolución constante, cuyo interés radica principalmente en la experimentación con diferentes técnicas, reivindicando el poder de la materia como elemento comunicativo. Sin unas referencias claras, su creatividad bebe de diferentes fuentes e ideas que continuamente se van cruzando en su camino. Si bien su trayectoria artística aún no es muy amplia, ya se pueden apreciar ciertas características comunes como las representaciones simples realizadas con una grafía muy libre que en ocasiones parece desligarse de la mano que la dirige y crear por sí misma. Esa espontaneidad e ingenuidad que perdemos a medida que vamos madurando es la que la artista ansía recuperar para sus obras. Unos trabajos que revelan una manera fresca e ideal de ver el mundo, aunque paradojicamente cargada de ironía, oponiendo lo formal a lo informal, la inocencia a la picardía, la realidad a la irrealidad.

En 2008 crea junto a otros nueve compañeros de la Universidad de Salamanca el Colectivo Galbana con el propósito común de acercar el arte al pueblo, desarrollando proyectos con un marcado perfil social y educativo como el festival Arte en la ruralidad, organizado por una de las integrantes del colectivo y en el que un total de 26 artistas residieron durante dos meses en una localidad al Norte de Burgos, realizando exposiciones, talleres, performances o esculturas de exterior. En 2014 realiza su primera exposición individual en el Palacio de Don Gutierre. Bajo el título Retratos de Familia, centra su interés en la infancia como germen de la sociedad en la que vivimos. Una serie de retratos y escenas que nos deleitan porque nos recuerdan a nuestras familias. En esta muestra ya se puede apreciar su interés por los diferentes materiales de soporte: cerámica, collage, pirograbado o aguada entre otros. Habrá que esperar a sus próximas exposiciones para ver en qué dirección evoluciona su obra.

 

Más información sobre la artista en: http://www.monicajorquera.com

 

mama-no-barras-los-monstruos-compressor

 

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s