Nuria Palencia, el arte como lugar de reflexión

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El arte de Nuria Palencia (León, 1972) tiene poco que ver con los cánones tradicionales, su obra surge directamente de los acontecimientos que la rodean y los refiere y los divulga; como un documental. Cada cuadro suyo nos invita a reflexionar sobre la soledad, la marginación, las relaciones sociales, la indiferencia o la enfermedad, arrastrándonos al vacío existencial de sus personajes y haciendo que proyectemos sobre ellos nuestros propios miedos. El conjunto de su obra surge de la asunción del arte como parte de un proyecto meta-artístico, que se extiende al ámbito de lo social. Se trata de una visión muy personal del deterioro del ser humano cuya finalidad es crear un espacio para la reflexión.

Nuria comienza su formación artística en la Escuela de Arte de León, en la especialidad de grabado artístico, aunque durante muchos años su labor artística se centra en el arte sobre tela, especialmente en el diseño de ropa del que creará su propia marca. En 2011 retoma el trabajo con diferentes disciplinas ya utilizadas en sus inicios como el lienzo, el papel, la madera, y su gran aliada, la ilustración sobre papel, con la que llevará a cabo proyectos como Han vuelto los tapires (1994-1995) y Gsusitos (Editorial Ebookprofeno, 2015).

Una constante en la trayectoria de Nuria son las escenas o personajes marginados por los tabúes de la sociedad, lo que la vincula directamente con la cultura underground, o, expresado de otra manera, con los movimientos contraculturales surgidos en la década de los setenta paralelamente al stablishment. Como aquellos, Nuria difunde su trabajo sin tener que acomodarse a las exigencias del mercado, beneficiándose así de una mayor libertad de expresión que de otra forma sería difícil conservar.

En los últimos años ha realizado diversas exposiciones individuales y colectivas, todas ellas con un discurso estrechamente relacionado con la situación histórico-social de la que surgen. Hysteria (Museo Fundación Vela Zanetti, octubre 2015) se centra en la figura de la mujer. La artista utiliza la pintura como herramienta transmisora del sufrimiento y de la experiencia dolorosa, tanto física como psíquica. En la actualidad se puede visitar la muestra Paroxismos en el Café Ristán (Hotel Quindós, León). En esta exposición, realizada conjuntamente con su hija Andrea Villafañe Palencia, presentan al colectivo juvenil y las dificultades a las que se enfrenta en la actualidad, condicionado por la crisis económica, el paro o la violencia. La muestra se puede visitar hasta el 10  de enero de 2016 y el 50% de la recaudación obtenida por la venta de la obra irá destinada a la Fundación Juan Soñador de León, que atiende a jóvenes en situación de riesgo o exclusión social.

 

Más información sobre la artista en www.nuriapalencia.com

 

06

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s