El largo verano del matrimonio Delaunay en la Península Ibérica

Robert Delaunay, mercado portugués, 1916. Óleo sobre lienzo.

Robert Delaunay, mercado portugués, 1916. Óleo sobre lienzo.

 

En 1914 el comienzo de la I Guerra Mundial sorprendió al matrimonio Delaunay en Hondarribia, Guipúzcoa, donde veraneaban con el pintor mexicano Ángel Zárraga y donde conocerían al también mexicano Diego Rivera. Para entonces ya llevaban casados 4 años y tenían un hijo en común. Robert había realizado diversas exposiciones en París (la primera fue en el Salón de los independientes de 1904) y en Munich con Der Blaue Reiter. En 1911 comenzaba a crear sus primeras obras abstractas.

Su estancia en España y Portugal, que duraría hasta 1921, fue de una intensa y fructífera actividad artística. En 1914 se instalaron en Madrid y al año siguiente se trasladaron a Oporto. Ambos quedaron fascinados por la luz cálida y limpia de Portugal que plasmaron en una serie de obras sobre mercados rurales. Los colores de sus lienzos alcanzarían en esa época su saturación máxima al utilizar una técnica, variante de la encaústica, aprendida del mexicano Zárraga y consistente en la mezcla de óleo y cera, procedimiento que Robert abandonaría en el país lusitano a su marcha. En 1916 regresan a Vigo y a Valença do Minho. En 1917, tras una breve estancia en Sitges, se establecen en Madrid. Tanto en Portugal como en la península se rodearon de los intelectuales del momento, muchos de ellos exiliados de la guerra, como Picabía, Rivera y Gleizerra, contribuyendo decisivamente a la actividad de grupos como Orfeu en Portugal o el ultraísmo en España. Durante estos años comenzaron a pintar con su característico estilo que se conocería como Orfismo, tendencia vanguardista que proclamaba la exaltación del color como medio puro de expresión.

En Madrid abrieron una tienda de complementos de interiorismo e indumentaria moderna para la alta sociedad diseñados por Sonia, con sucursales en Bilbao, San Sebastián y Barcelona. A esta labor se añadiría la colaboración con diferentes ballets y espectáculos de la época, como los decorados y vestuarios de los ballets del ruso Diaghilev que estaba de gira por Europa. El éxito de Sonia durante su estancia en España fue superior al de su marido debido a sus labores como diseñadora de textiles y espectáculos. Posteriormente definiría estos años pasados en la península como “un día de fiesta de un largo verano largo”. En 1921 regresan a París donde retoman su intensa labor intelectual y artística.

 

Sonia Delauney. Bailaora, 1916. Óleo sobre lienzo.

Sonia Delauney. Bailaora, 1916. Óleo sobre lienzo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s