“FOREST, EL BOSQUE”, Gonzalo Prieto

Hoy compartimos el texto que escrito para el catálogo de la exposición El bosque  del artista leonés Gonzalo Prieto que se puede visitar en la Casona de la Fundación Carriegos hasta el mes de marzo:

12540471_962047420531693_1037202450_n

 

La impecable trayectoria artística de Gonzalo Prieto Cordero converge en esta última muestra de título Forest, cuyo germen se encuentra en su afición a la pintura al aire libre que tantos premios le ha rendido. La pintura detallista y meticulosa de sus comienzos ha desaparecido para dar lugar a una obra más plástica, en la que las texturas cobran especial importancia, resultando en unos trabajos simples y limpios que llegan a la esencia y que reflejan a un pintor que se emociona con lo que le rodea. Los trabajos de Gonzalo han ganado en complejidad, reflejan un aparente caos que parece escaparse al control del artista pero que no es así. Gonzalo no es un artista de ejecución rápida, no hay violencia formal en sus lienzos, sus trabajos son fruto de una intensa reflexión, de una larga investigación y experimentación.

 

12274211_937292099673892_7959119608766272911_n

 

Las obras de esta última serie son resultado de una hibridación de elementos, de simbiosis continuas, donde la búsqueda constante y la observación se retroalimentan para producir nuevas formas de expresión. El artista logra de esta manera un lenguaje propio, madurado durante años, con el que conforma un mundo imaginario, un territorio inventado a partir de metáforas que resuelve con una mezcla de formas, materias y colores. Juega en sus obras con los contrarios presencia/ausencia que nos hacen adentrarnos en ese mundo personal de naturaleza lánguida. Dos miradas se solapan, una cartesiana y otra abstracta, vinculando un espacio real con una reinterpretación personal de éste: la intensidad de la materia plástica frente a la gran superficie de ordenación (mapa).12509639_970357199700715_2762448810917307562_n

De entrada, el principal interés del espectador consiste en averiguar cómo están realizadas las obras. Los elementos formales con los que trabaja el pintor leonés en esta ocasión son múltiples, como múltiples son las combinaciones de estos. Recurre al collage, a la escritura, a un espectro cromático muy diverso, que incluye una peculiar pintura que convierte al cuadro en una pantalla iluminada por una luz irreal, con gran poder hipnótico, que emerge del fondo y nos sumerge en él. Desde hace unos años la atención de Gonzalo está centrada en la valorización de la materia, de gran relevancia en su obra, la composición es aún clara, pero no hay dibujo, hay acumulación de masa pictórica. Busca nuevas soluciones espacio-matéricas que le permitan convertir la obra en una forma tridimensional, ampliar los límites de ésta proyectándola al espacio que le rodea. Probablemente en un período de tiempo no muy dilatado nos muestre el producto resultante de estas investigaciones, mientras tanto, podemos disfrutar con esta nueva serie que presenta en La Casona de la Fundación Carriegos.

 

12647294_973174199419015_6491549076801477785_n

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s