Pablo Caurel

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Aprovechando su actual exposición en la Galería Ángel Cantero de León, Nocturnos, me acerco a conocer la obra de Pablo Caurel (Cacabelos, León, 1977). Como el título indica, se trata de una serie de lienzos representando escenas nocturnas que el artista combina con otros géneros como el paisaje y el retrato, porque “le gusta que haya variedad en una misma exposición, que no se haga monótono”.
A pesar de su juventud, la trayectoria de Pablo es larga. Con una carrera de Bellas Artes y un doctorado a sus espaldas, el artista goza a estas alturas de una pincelada reconocible que, como la caligrafía, mantiene su esencia a pesar de los cambios estéticos que acusan sus obras. Tras probar la abstracción en series anteriores, Pablo la abandona en esta ocasión y se establece en un punto medio entre ésta y la figuración en el que se encuentra cómodo y sobre el que quiere seguir investigando en el futuro.
Comenzó pintando paisajes y escenas de interior con las personas retratadas de espaldas; trabajos en los que se presentía la impronta del romanticismo decimonónico que inunda las obras de una sensación de melancolía e intimidad. Una concepción romántica del paisaje que también se aprecia en otros artistas bercianos, y en la que convergen la observación atenta de la naturaleza y de los detalles que les rodean con el amor incondicional por su tierra.
En el caso de Pablo, las representaciones se vuelven anónimas a pesar de la cercanía de los encuadres utilizados, muy cercanos a los de la fotografía. De hecho, el artista trabaja sobre unas instantáneas y foto-collages realizados previamente, adoptando unos puntos de vista que podrían haber sido tomados a través del objetivo de una cámara. En su paleta de color siempre han tenido gran relevancia los colores fríos, que con el tiempo han ido superando al resto hasta quedar reducida a tonalidades que basculan entre los azules, los grises y el blanco. Este cromatismo tan particular, característico de pintores como Luc Tuymans, aumenta la distancia emocional con lo/los retratados, y produce una sensación fuera de foco que convierte a las imágenes en abstracciones de la realidad.
La iluminación de las escenas partir de un único punto, generalmente artificial, confiere la impresión de que emergen de la oscuridad hacia la luz y propicia la investigación sobre el contraste de luces y sombras y sobre las capacidades conceptuales de la pintura. Las escenas de la vida cotidiana adquieren de esta manera un aspecto ficticio. La armonía y el equilibrio unifican los elementos y el detalle es frecuentemente reemplazado por la ágil aplicación y difusión del tono.
La exposición Nocturnos se puede visitar en la Galería de Arte Ángel Cantero (C/ Juan Madrazo, 25 – Bajo, León) hasta el 8 de marzo en horario de lunes a viernes de 18:30 h. a 21:30 h. y los sábados de 12:00 h. a 14:00 h. y de 18:00h. a 21:00h.

 

03-pablo-caurel_noia_c3b3leo-sobre-tabla_120-x-80-cm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s