Olga llamas, el color como medio de expresión

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Olga Llamas expresa sus sentimientos y emociones a través de la pintura. En sus obras no nos muestra el mundo de manera fiel, sino que nos presenta sus pensamientos más íntimos a los que da forma con el color, con un gran dinamismo y sensibilidad. Éste conforma un todo con el contenido y la forma, lo subjetivo con lo objetivo, lo irreal con lo real. La artista modula los pigmentos para emitir sus mensajes. Sus obras son de un cromatismo suave, sin estridencias. Partiendo de un foco central se expanden hacia fuera, por medio de manchas de color que se unen como en una transición, sin ningún tipo de violencia formal ni líneas. No utiliza la perspectiva, crea los volúmenes a partir de la superposición y contraste de tonos. Con los años ha logrado un completo dominio de la paleta, consiguiendo unas combinaciones en las que se vislumbra esa energía y emotividad que subyace en todas sus obras.

A pesar de la temática fuertemente simbólica la forma se diluye con el color y el contenido, en un lenguaje visual individual elaborado a partir del cromatismo, la textura y el collage que invitan a recorrer el lienzo con la mirada. En el dibujo se aprecia mejor ese mundo interior, de aire surrealista, que va surgiendo sobre la marcha, sin ideas preconcebidas. Las pinceladas son las que le van guiando y creando los personajes que surgen en su imaginación, cómo una manera de exteriorizar sus sentimientos. Esa búsqueda de la expresión a través del color le ha llevado a experimentar con el arte digital, buscando texturas y matices diferentes a los del lienzo y óleo. En estas el concepto de la obra y el objetivo son los mismos, cambian el proceso creativo y los medios utilizados, la parte de búsqueda, de extensión y plasmación del sentimiento que experimenta el artista. El ámbito de la intuición, la emoción, la libertad, en la que se exalta lo espontáneo e irracional a través de la selección de colores.

Comenzó pintando hacia los 15 años en el taller de su padre, el pintor leonés Modesto Llamas Gil, realizando los bodegones y ejercicios prácticos que le ponía para practicar. Cuando los terminaba investigaba con el color y las texturas que era lo que más le interesaba. En aquella época acompañaba a su progenitor a visitar las exposiciones que había en León, e iba absorbiendo todo aquello que veía. Le impresionaron las texturas de las obras de Lucio Muñoz, el realismo de Antonio López y el tratamiento de los colores de Chagall. A los 19 años, tras pasar un año dedicada en exclusiva a la pintura, ingresó en la Facultad de Bellas Artes de Madrid. Se licenció y preparó unas oposiciones, por lo que abandonó la pintura temporalmente. En la actualidad compagina su labor como docente con la artística, actividad a la que dedica tiempo prácticamente todos los días.

Se puede contemplar la obra de Olga Llamas junto a la de otras tres artistas leonesas, Reme Remedios, Begoña Pérez Rivera y Cristina Ibáñez, en la muestra colectiva En tierra de nadie que presenta la Galería de arte Ármaga (c/Alfonso V, 6, León) hasta el 29 de marzo.

 

Mas información en el blog de la artista: www.pinceleslargos.blogspot.com.es

 

Collage, papel- 2010- 70 x50cm-2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s