EL NUEVO MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS

Museo. Atrio de la Ampliación. Fotografía de Juan Rodríguez.
Teníamos una entrada pendiente desde hace meses que es la del recién ampliado Museo de Bellas Artes de Asturias. Diez años después de que surgiera la idea, y tras ocho años de obras y una inversión de 27 millones de euros, la principal pinacoteca de la comunidad y una de las colecciones públicas más completas de España, con una colección integrada por casi 15.000 obras, entre pintura (unas 1.500), escultura, dibujo, grabado y artes industriales (unas 4.000 piezas), estrena su nueva ampliación.

El arquitecto navarro Patxi Mangado ha levantado un nuevo espacio que duplica la superficie del anterior pasando de los 4.000 a los casi 8.000 metros cuadrados. La nueva construcción surge del interior de las fachadas de los siglos XVII, XVIII y XX, correspondientes a la Casa Oviedo-Portal, la Casa de Carbajal-Solís y el Palacio de Velarde, respetando la fisonomía histórica del entorno y expandiendo el edificio hasta la plaza de la catedral. Esta segunda fachada de vidrio y aluminio dota al museo de espacios expositivos más amplios y albergará la fantástica colección de arte más contemporáneo (siglos XX-XXI).

El Museo de Bellas Artes de Asturias fue inaugurado en 1980 a partir de la colección de la desaparecida Diputación Provincial y del antiguo Museo de Pinturas de la Academia Provincial de Bellas Artes de San Salvador de Oviedo. En la actualidad es un organismo autónomo regido y financiado por la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Oviedo. La tarea de ampliación era imperiosa dada la notable colección atesorada a partir de una activa política de adquisiciones, tanto de arte español y asturiano como de algunas escuelas europeas, en especial la italiana y la flamenca, así como de depósitos, daciones y donaciones, como la reciente incorporación de la colección privada del financiero Pedro Masaveu Peterson.

 

Sala de Arte Nuevo y de Vanguardia. Fotografía de Marcos Morilla.

 

La colección se compone principalmente de pintura, con algunos de los artistas asturianos y españoles más importantes de los siglos XIV al XXI como El Greco, Ribera, Zurbarán, Murillo, Carreño de Miranda, Luis Meléndez, Goya, Sorolla, Evaristo Valle, Nicanor Piñole, Picasso, Miró, Dalí, Luis Fernández, Palazuelo, Tàpies y Barceló, entre otros. También hay representación de pintura internacional de los siglos XV y XVI con Tiziano, Veronés, Rubens, John Philip, Foujita, etc, o de algunas de las artistas más destacadas de la historia, como Sofonisba Anguissola, Angelica Kauffmann, Ana y Francisca Meléndez y María Blanchard, entre otras.

En la sección de escultura encontramos representados artistas desde el Barroco hasta el siglo XXI. Nombres como Agustín Querol, Pablo Gargallo, Baltasar Lobo, Antón, Amador, Rubio Camín o Navascués acompañan a las colecciones de pintura.

La ampliación ha permitido asimismo sacar al público parte de los fondos de artes gráficas y fotografía que alberga el museo. Dibujos de Genaro Pérez Villaamil, David Roberts y Adrien Dauzats, o grabados de Piranesi, Goya, Picasso y Solana, entre otros, así como fotografías de Charles Clifford, Jean David, Jean Laurent y los asturianos Octavio Bellmunt, Joaquín García Cuesta y Luis Muñiz-Miranda. Igual de interesante es la colección de carteles de cine, que supera las 1.000 unidades y la sección de artes industriales, compuesta por más de 5.000 vidrios, lozas y planchas calcográficas para la estampación sobre loza.

 

Una de las salas de la Ampliación. Fotografía de Marcos Morilla

 

La colección del nuevo edificio se muestra siguiendo un discurso cronológico que comienza en la planta baja con la pintura y escultura españolas de principios de siglo XX y termina en la segunda planta con la obra de de los artistas posteriores a la guerra civil española, así como las últimas manifestaciones del arte. Cuenta también con un espacio independiente dedicado al escultor asturiano José María Navascués en la planta -1.

Pero la renovación del Museo no se ha quedado solamente en la fachada, sino que se acompaña de una gran promoción en las redes sociales, con nueva web y presencia activa en otras redes como Facebook o Twiter, y una dinámica y gratuita oferta cultural y didáctica para todo tipo de públicos con el que pretenden acercar y dar a conocer la colección a los visitantes. Por el momento la entrada al Museo también es gratuita, por lo tanto la visita es obligada.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s