EL VIAJE A TÚNEZ DE KLEE, MACKE Y MOILLIET

P.klee, Las puertas de Kairouan, 1914

 

Duró apenas dos semanas, pero fue tiempo suficiente para convertirse en un punto de inflexión no sólo en la carrera de los tres artistas, sino en la de la historia del arte contemporáneo. Era la época en que las vanguardias se desarrollaban una tras otra o incluso simultáneamente, años de fulgor artístico y gran creatividad en Europa. Artistas de todas las épocas se han sentido atraídos por el misterio y exotismo del mundo oriental, y la influencia del arte de estos países ha sido esencial para el desarrollo de muchos movimientos artísticos. Antes que ellos ya habían viajado a Oriente Gentile Bellini,  Delacroix, Matisse o Kandinsky, íntimo de Klee, entre otros.

Los tres amigos se embarcaron en el puerto de Marsella rumbo a Túnez en abril de 1914, país en el que descubrieron la luminosidad de la luz africana y su impacto sobre el color y sus gradaciones, motivo fundamental de sus indagaciones desde entonces, especialmente de las de Macke y Klee que quedaron fascinados por la luz del país mediterráneo.

La obra de Klee, ambivalente y difícilmente clasificable en cuanto a estilos, fue muy abundante. Desde sus inicios satíricos, su trayectoria artística pasó por diferentes etapas como el cubismo, constructivismo o dadaísmo hasta desembocar en la abstracción. Sentía pasión por el color y lo utilizó de múltiples maneras, siendo sus teorías sobre éste muy influyentes en la pintura contemporánea. Tras ese primer viaje y el descubrimiento de la luz del país norafricano, se libera de sus dudas previas y se reafirma en sus teorías, despejando el camino a la abstracción. Tras su vuelta escribió en su diario: “El color me posee. No tengo necesidad de seguirlo, yo lo sé. Ese es el camino en este momento afortunado: el color y yo no somos más que uno solo. Soy pintor”.

Entre 1921 y 1931 estuvo de profesor en la Bauhaus en Weimar y Dessau, junto a Wassily Kandinsky (ver Klee y Kandinsky, unidos por una gran amistad), período de su madurez creativa. En 1928 vuelve a Egipto, país que le inspiró sus composiciones con estructuras horizontales y verticales que fueron el paso previo a la incorporación de los jeroglíficos e inscripciones en su pintura.

Tras la llegada del nazismo al poder pasará por una etapa de crisis tras ser expulsado de Alemania al ser considerado su arte como degenerado. Volvió a Berna donde falleció en 1940 a causa de una esclerodermia. Moilliet regresaría también a Berna para emprender una vida de pintor viajero, pasando varios años en países del norte de África. Macke moriría unos meses más tarde en la I Guerra Mundial.

 

P.klee, Casas rojas y amarillas en Túnez, 1914

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s